En 1916 Ernest Codman, en los Estados Unidos de América, estableció los principios sobre la importancia de la certificación de los médicos y la acreditación de las instituciones, sentando así las bases para la constitución del programa de estandarización hospitalaria. Este planteamiento se hizo realidad mediante la instrumentación del Programa Nacional para la Estandarización de Hospitales, en el que, de un total de 696 hospitales solo aprobaron 90. (1)

La certificación de los hospitales mexicanos públicos y privados es trascedental porque permite garantizar la prestación de servicios de salud, con una calidad que se califica mediante estándares previamente establecidos y que se traducen en normas operativas de calidad. Incorporar al personal a una tarea de actualización en técnicas de atención al paciente y mejora continua, enfocadas a obtener los mejores resultados en cuanto a oportunidad, calidad y seguridad. Por tanto los hospitales deberán adecuarse para conservar su competitividad al brindar servicios y emplear tecnología e insumos que satisfagan las necesidades de los usuarios.

Es necesario que médicos, enfermeras, técnicos y otros profesionales de la salud, a lo largo de su carrera, conserven elementos de información y destrezas que aseguren la calidad y seguridad en la atención al paciente; y que las instalaciones, ya sea un sencillo consultorio, un centro de salud o un hospital de alta complejidad, tengan los requisitos indispensables de instalación física y sobre todo  de organización funcional para asegurar una atención de calidad en un entorno de seguridad del paciente.

La certificación de hospitales no es un fin, sino un medio para proteger a la población y estimular la mejora continua de los servicio médicos. La certificación no garantiza que todos los resultados de los procesos de atención van a ser en los mejores términos para el paciente; solo acredita que la organización certificada cuenta con una estructura, así como un diseño y operación de sus procesos de tal manera que eleva al máximo la probabilidad de producir los mejores resultados de salud para el paciente, disminuyendo la posibilidad de errores en la atención médica.
Dr. Bernardo Rea Ruanova**
Administrador de Riesgos Clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

**Medicina General

Bibliografía:

  1. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12078360 . Quality & safety in health care
CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone